¿Dónde solemos “meter la pata” más a menudo?

El diseño gráfico aspira a hacer trabajos perfectos por naturaleza pero en ocasiones, nuestra carga de trabajo puede hacernos cometer errores imperdonables. A continuación me permito citar algunos de los más comunes y así nos resultará mucho más sencillo evitarlos. Lo mejor para no hacer algo es conocerlo, pero aún así es difícil no caer en alguno de ellos.

diseño gráfico correspondiente a los errores cometidos por los diseñadores gráficos.

1. No entender el briefing
Es muy importante tener claro lo que el cliente quiere y necesita. Si la idea no está clara, en el trabajo se pierde tiempo y se trabaja sobre ideas vacías y no relevantes para el cliente. Debe leerse y comprender el boceto con mucho cuidado desde un inicio, tomar notas, intercambiar ideas y contactar con el cliente para cualquier avance o aclaración.

2. No diseñar en el formato adecuado para cada necesidad
Todo trabajo de diseño gráfico mantienen unas reglas básicas, como que el trabajo de impresión se guarda en formato CMYK y a 300 ppp, mientras que el diseño para web debe ser en RGB y a 72 ppp. Siempre se debe tener esto en mente y pensar en los formatos de archivo, destacar las fuentes y los perfiles de color. Esto es tarea del diseñador y debe ser cuidadoso y minucioso en el tema. Aquí se marca la diferencia entre profesionalidad y afición.

3. No escoger las fuentes adecuadas o hacerlo sin criterio
Se tiene que saber escoger la fuente correcta para nuestro proyecto. Se debe tener en cuenta legibilidad y derecho de autor. Tenemos que asegurarnos de que la fuente puede ser utilizada y no está protegida.


4. Utilizar muchas tipografías
No me gusta usar demasiadas fuentes diferentes dentro de una sola imagen. Hacerlo puede llegar a causar confusión y romper con la armonía del diseño final. Como regla general, sólo se pueden mezclar dos fuentes diferentes dentro de un mismo cuadro y los tamaños deben ser los adecuados.


5. Uso inadecuado de imágenes
Los bancos de imágenes son de gran utilidad para un diseñador o tener el presupuesto para armar un photoshoot sería lo ideal. Hay que saber qué imágenes utilizar y cuáles no. El criterio a la hora de elegir, además de su tratamiento también nos indica el gusto y la profesionalidad del diseñador/a.

6. No considerar otros opiniones
Resulta de mucha utilidad comprobar la usabilidad de un diseño. Hay que saber si gusta o no gusta. Nuestro criterio no es único y además cuando tenemos mucha carga de trabajo podemos bajar la guardia y hacer algo de lo que no nos sintamos orgullosos después. Pedir opinión, enseñarlo a nuestras personas de confianza nos garantiza no meter la pata. Un diseño será visto por mucha gente y nunca debe dejarse sólo a merced de nuestro gusto.

7. Errores de ortografía
No percatarse de errores ortográficos en un trabajo hará que éste parezca de aficionado. Se deben evitar los correctores ortográficos, ya que no funcionan del todo bien. Es muy recomendable leer bien los trabajos antes de presentarlos o mandar imprimir.

8. Copiar en todo a otros diseñadores
Una cosa es recopilar tendencias o influencias pero siempre hay que ser uno mismo y diseñar originales. Los plagios son muy evidentes y de excesivo mal gusto. Si algo no te sale como te gustaría, apárcalo un rato y después lo verás de otro modo. Todo necesita el tiempo y el esfuerzo suficiente y la musa no siempre está ahí. Pulsa aquí para leer otro de mis artículos sobre inspiración en el diseño gráfico.

9.Seguir las tendencias en el diseño gráfico de logotipos
Un logotipo cuando se diseño no tiene fecha de caducidad, no se cambia todos los días, ni todos los años. No es lo mismo en el caso de otros diseños que no son más atemporales. A los logos hay que darles su propia identidad, hay que reflejar la empresa en sí misma huyendo de lo que se lleva o no. Un logo tiene que contar muchas cosas con pocas palabras y eso no es cuestión de modas.

10. No entregar los diseños en los plazos previstos y pactados.

Para mí ese es un error garrafal. Hay que intentar se escrupulosamente eficaces y hacer la entrega cuando el cliente espera y necesita. No valen excusas. El diseño gráfico no es una profesión dónde no se pueda planificar, todo debe estar bien pesado y medido. Un buen profesional no te mareará nunca.

Y hasta aquí unos cuántos errores a evitar en el diseño gráfico. Intentaremos huir de ellos y dejarlos muy atrás.

Muchas gracias por leerme. Espero que este artículo haya sido de alguna utilidad para tí.

Comparte en Redes Sociales
error: ¡Lo siento! Contenido protegido. Gracias.