Diseño gráfico y web

El poder de la empatía en el diseño gráfico

imagen entrada empatía y diseño grafico

¿Qué es empatía?


Se considera un elemento imprescindible en la planificación de cualquier trabajo de diseño gráfico . Definimos la empatía como la capacidad que tenemos de ponernos en el lugar de otra persona. Dicho de una forma entendible sería: saber “leer al otro”.

Para lograrlo necesitamos comprender su entorno, así como sus roles e interacciones. Debemos saber olvidarnos de nuestras propias ideas y gustos e intentar explorar bajo la piel de los demás. Es necesario ejercer una escucha activa, compartir espacio y ser flexible. De esta manera nos resultará más fácil transmitir en nuestro diseño todas las expectativas del cliente y acercarnos más a sus necesidades.

Saber ver a través de los ojos de los demás nos permite ampliar nuestros horizontes creativos, enriqueciendo nuestro cerebro de ideas . Podemos y debemos enriquecernos mirando a las personas a los ojos y observando su interior y sus circunstancias. Aprender de ellas, con ellas y de su entorno. Nuestra creatividad merece ser alimentada de sensaciones cotidianas, en nuestra forma de percibir y observar está la clave. ¿Qué piensa y siente la otra persona?, ¿Qué ve cuando mira? ¿Qué le hace feliz?. Es lo que se conoce como mapa de la empatía y puede ser de gran utilidad. Debemos molestarnos un poquito más en conocernos y observarnos, francamente pienso que nos iría mejor.

Calzar los zapatos de otro nos ayuda a obtener una visión y una comprensión más profunda acerca de las necesidades emocionales y físicas de las personas.

Aplicar la empatía al diseño

Ser empático resulta fundamental en cualquier proyecto de diseño y ayuda a los diseñadores a pensar dejando de lado sus propias suposiciones y gustos. Observar a una persona en su elemento, en un entorno que le resulte cómodo y natural nos permite conocerla y absorber un poco mejor lo que nos transmite. Reunirnos con un cliente tomando un café o incluso en un parque, nos ayudará a conocer cosas suyas que posiblemente no puedan ser percibidas en otros entornos más neutros, fríos o impersonales.

Cuando tu vocación indiscutible es el diseño gráfico (ver artículo cualidades imprescindibles par ser diseñador gráfico), la empatía se convierte en algo innato, es un sentimiento no forzado, brota solo, como una parte estratégica integrada en nuestra labor como diseñadores. Hablando con un cliente potencial ya intuyes, percibes y sientes más cosas de las que te está contando. Su aspecto, su tono de voz, su carácter, su modo de mirar, su forma de sonreír, su lenguaje no verbal, etc… todo es información valiosa e imprescindible para ofrecer un resultado final satisfactorio y sólido.

Tener una naturaleza empática es muy importante para los diseñadores ya que nos permite descubrir las necesidades reales y las emociones latentes de las personas que requieren nuestros servicios. Se trata de ofrecer soluciones sostenibles y lograr que el cliente para el que estamos diseñando quede absolutamente satisfecho con nuestro trabajo.

Muchas gracias por leerme.

Ya que estás aquí te invito a pasear por mi web y echar un vistazo. Te recomiendo beberla a sorbitos pequeños, como un buen café. Sobre todo el apartado de poesía. Si te apetece puedes seguirme también en Redes Sociales.

Comparte en Redes Sociales